De todo un poco…….

Más allá de su sentido bélico, la palabra guerra es también sinónimo de un período de gran creatividad. Ha sido durante los grandes conflictos que los humanos desarrollaron un gran número de dispositivos y objetos que se utilizan a diario en todo el mundo. La computadora, el láser y hasta la leche condensada son ejemplos de invenciones que surgieron en las épocas de guerra.

Internet.

Ante el temor de un inminente ataque soviético durante la Guerra Fría los científicos estadounidenses construyeron una red de comunicaciones descentralizada, que permitía “dividir” la información en varias “piezas”, la llamaron ARPANET. Por lo tanto, si un espía de la URSS llegaba a tener acceso a la información de una unidad militar de EE.UU., acaba de obtener un pedazo de información y no el plano completo.

A principios de 1990, la World Wide Web se popularizó de una forma abrumadora, su utilidad la hace, tal vez. la más importante de todas las invenciones tecnológicas que han surgido durante la guerra.

Según datos de Internet World Stats en el continente americano hay alrededor de 941,274,996 habitantes, lo que supone el 22% de la población total del continente tiene una conexión a Internet, es decir que 2 de cada 10 personas  y una de cada 5 lo ha utilizado alguna vez.

Microondas.

La forma en que se inventó el horno de microondas es un tanto curiosa. Durante la Guerra Fría, Percy Spencer, un estadounidense que trabajaba en la proveedora militar Raytheon, inspeccionaba las válvulas mecánicas utilizadas en los radares y que generan energía, llamadas magnetrones. Después de pasar algún tiempo cerca de dicho equipo, Spencer notó que un chocolate que llevaba en el bolsillo se había derretido. No pasó mucho tiempo para que él creara un dispositivo para calentar la comida basado en este principio, que se utilizó por primera vez en 1946.

Raytheon compró la idea y presentó el primer microondas, que pesaba 340 libras y costaba alrededor de $ 2,000 dólares.

Sartén de teflón.

Otro invento que surgió por casualidad. Justo antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial, en 1938, Roy J. Plunket realizaba experimentos con gases de refrigeración en los Estados Unidos. El Dr. Plunket y su ayudante, Jack Rebok, mezclaron gases de nombres raros como clorofluorocarbonos (CFC) y tetrafluoroetileno (TFE) en busca de alternativas para la refrigeración. El experimento no salio según lo planeado y el resultado fue una sustancia en la que casi nada se adhería.

En 1945, el invento fue llamado teflón. Los primeros usuarios del nuevo producto fueron los militares estadounidenses, quienes aplicaron el teflón para revestir tubos y sellos utilizados en la producción de material radiactivo para la primera bomba atómica. Con el final de la Segunda Guerra Mundial, la sustancia llegó a ser utilizada para diversos fines, tales como los recubrimientos de las sartenes.

La computadora.

Otro subproducto de la Guerra Fría. Los ingenieros de la Universidad de Pennsylvania, EE.UU., desarrollaron en 1946 un dispositivo llamado Eniac, su objetivo era auxiliar en los cálculos de la artillería. La máquina tenía más de 2 m de altura y cubría un área de 15 m por 9 m, a un “modesto” costo de $ 400,000 dólares. Lo que no sabían era que la invención invadiría los hogares de todo el mundo y superaría la marca de los mil millones en 2008, proyectando llegar a 2 mil millones en 2014.

Margarina.

Previo a la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871), el entonces emperador de Francia, Napoleón III, sobrino de Napoleón Bonaparte, ofreció un premio a quien pudiera encontrar un buen sustituto barato de la mantequilla, un producto caro y escaso de la época.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Fabricantes de Margarina en los Estados Unidos, una entidad creada con el fin de ayudar a un consumo moderado del producto, no pasó mucho tiempo para que Hippolyte Mège-Mouriès, un químico francés, se llevara el premio en 1869 con la invención de la oleomargarina, que más tarde sería llamada margarina solamente. Con precio más asequible y razonable, la margarina sirvió tanto para abastecer a las tropas napoleónicas durante la guerra como para ofrecer una opción de poco costo a los franceses más pobres.

Toallas sanitarias.

Durante la Primera Guerra Mundial, el ejército requería una forma más eficiente para cubrir las heridas y hacer vendajes a los soldados, durante un periodo la necesidad se hizo más evidente cuando el algodón comenzó a escasear. De acuerdo con el Museo de la Menstruación New Carrollton (EE.UU.), en 1914, la empresa estadounidense Kimberly Clark encontró que la celulosa de la pulpa de madera podría ser más que un simple papel, sino un material cinco veces más absorbente que el algodón, y significativamente más barato, la compañía desarrollaba el cellu-cotton.

En una época en que las mujeres llevaban trapos y objetos similares para su menstruación, no pasó mucho tiempo para que las enfermeras se dieran dan cuenta de que el nuevo papel absorbente de Kimberly también podría ser utilizado para este propósito. La compañía rediseñó el producto, convirtiéndolo en el absorbente que las mujeres usan hoy en día.

Láser.

En medio de la guerra tecnológica librada entre estadounidenses y soviéticos durante la Guerra Fría, el estudio de la luz era una obsesión de ambas partes. Si los americanos dieron el primer paso con creación del máser (un dispositivo similar a un láser que produce microondas en lugar de luz visible, pero no continuamente), los soviéticos contraatacaron con la creación de algo semejante, pero que permitía la emisión de ondas de forma continua.

En 1960, un físico estadounidense de EE.UU. llamado Theodore H. Maiman construyó el primer láser (cuya siglas significan Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation). Actualmente, el láser se aplica para diversos fines tales como la industria en la soldadura de partes de automóviles hasta en la medicina, como en cirugías ópticas y eliminación de piedras en el riñón.

GPS.

Está presente en muchos tipos de teléfonos móviles, ordenadores portátiles y tabletas de la actualidad, el GPS (siglas de Sistema de Posicionamiento Global, o “geo-posicionamiento por satélite”) fue desarrollado por el sistema de defensa de los EE.UU. en 1973, durante la Guerra Fría. El objetivo de la invención era superar las limitaciones de los sistemas de navegación de la época.

Actualmente, los Estados Unidos mantienen cerca de 24 satélites en órbita, que abarcan toda la longitud de la Tierra. El GPS recibe señales de los satélites y las utiliza para determinar su posición en el planeta.

Leche Condensada.

Durante la Guerra de Secesión(1861-1865), el conflicto entre el norte industrializado de los Estados Unidos en contra de la esclavitud del sur, los estadounidenses buscaron una forma efectiva de mejorar el almacenamiento de la leche, reducir su volumen y superar la falta de refrigeración. Para ello, evaporaron el agua de la leche y añadieron azúcar para mantenerla por más tiempo. El resultado es la leche condensada tal como la conocemos hoy en día.

Según el Smithsonian Institution National Museum of Natural History, Gail Borden, nacido en Nueva York, descubrió cómo producirla industrialmente y patentó el invento en 1851. Leche condensada se dejó 10 años en el olvido, hasta el comienzo de la guerra, cuando los Estados del Norte incluyeron el producto en la ración básica de las tropas, comprando a gran escala. No pasó mucho tiempo para que se llegara a popularizar, llegando a ser consumida en el mundo.

M&M´s

En medio de la Guerra Civil Española (1936-1939), un hombre de negocios americano llamado Forrest Mars descubrió que algunos soldados comían bolitas de chocolate, envueltas a mano con una cascara de azúcar dura. La función de la cubierta era impedir que se derritiera el chocolate, ya que todas las tropas las transportaban en mochilas y bolsas.

Poco después Forrest patentó la idea y la llevó a los Estados Unidos. Los llamaron M & M, un nombre derivado de las iniciales de los apellidos de Mars y su compañero, Bruce Murrie, con la jerga clásica “se derrite en tu boca, no en tu mano“. Según el sitio web oficial de la compañía, el “boom” del chocolate se produjo en 1941, cuando los M & M fueron incluidos en el paquete de comida de los soldados estadounidenses que fueron a la Segunda Guerra Mundial, por lo que el producto se hizo mundialmente famoso.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: